You are here
Home > Blog > Una Visión Peruana: Una adecuada normativa y una cultura de prevención logra una sociedad más segura.

Una Visión Peruana: Una adecuada normativa y una cultura de prevención logra una sociedad más segura.

Por: Raúl Duarte.
Presidente de la Sociedad Nacional de Protección Contra Incendios del Perú. SNPCI.

Contar con un código o norma que regula los sistemas de protección contra incendios es de vital importancia debido a que su principal objetivo es salvaguardar la vida humana. Es por este motivo que estos deben ser diseñados siguiendo fundamentos técnicos que establezcan reglas claras y precisas que permitan construir espacios seguros, en donde los riesgos de que suceda un incendio sean mínimos y, en caso se suscite uno, sea rápido y fácil de mitigar.

De esta manera, los códigos son indispensables para que los actores que participan en la protección contra incendio cuenten con parámetros con los cuales se debe proceder en cada uno de los procesos que se desarrolla en la ingeniería de protección contra incendios, desde las características de los componentes, los criterios de diseño, las buenas prácticas de instalación, los parámetros básicos de mantenimiento y los procesos necesarios de recepción inspección y aceptación. Con ello, no dejamos la seguridad a criterios subjetivos que podrían no ofrecer las garantías suficientes para calificar como apropiadas para lograr una efectiva y eficiente protección.

En ese sentido, el papel de los códigos o normas es ser un instrumento para establecer los requisitos necesarios para lograr un nivel razonable de seguridad contra incendios y una protección adecuada contra los peligros creados por incendios, logrando así una correcto desarrollo, regulación y fiscalización.

Otro aspecto clave que debemos tomar en cuenta cuando hablamos de los códigos o normas de protección contra incendios es que estas implican la evaluación de riesgos que ayudan a diseñar sistemas que garanticen la construcción de edificaciones seguras. Asimismo, logra que todas las partes involucradas trabajen de manera conjunta en beneficio de un bien común: proteger la vida. Esto, a su vez, permite que se apliquen parámetros estrictos que tienen como fundamentos criterios científicos y técnicos, logrando disminuir las probabilidades de ocurrencia de incendios.

Con respecto a su aplicación, se suele relacionar las normas con incrementos en los costos; sin embargo, este es un mito, pues contar con un adecuado código de protección contra incendios brinda ventajas que son de grandes beneficios para el sector, entre ellos resalto los siguientes:

  1. Disminuye los riesgos de ocurrencia de siniestros en edificaciones y con ello se protege la vida, el patrimonio y las inversiones.
  2. Propicia la creación de diseños de edificaciones eficientes y seguros.
  3. Genera mejora en la calidad en productos y servicios relacionados al sector de protección contra incendios.
  4. Permite una adecuada fiscalización.
  5. Aminora la generación de competencia desleal.
  6. Permite trabajar de la mano de la tecnología para la creación de soluciones innovadoras.

Por dichos motivos es necesario que cada país sea estricto al momento de plantear sus normas. Reitero, estos deben tener fundamentos científicos y técnicos que expliquen el motivo del porqué se deben aplicar. En el caso del Perú, contamos con una serie de normativas que regulan los sistemas de protección contra incendios según el sector. En el caso de construcción dentro Reglamento Nacional de Edificaciones (RNE) tenemos la Norma A-130: requisitos de seguridad. Generalidades, la cual tiene fundamentos las normas NFPA y en ella se especifica los estándares que deben seguir los sistemas de protección contra incendios. Contempla detección y alarma, supresión con agua e incluso muros cortafuego y protección pasiva en general.

Si bien la norma A-130 se encuentra correctamente estructurada hace falta una actualización de la misma debido a que, en algunos casos, las especificaciones necesitan contar con mayor detalle y estar acorde de los avances que han tenido tanto la ingeniería como la arquitectura. Teniendo en cuenta de lo importante que resulta hacer renovaciones en la norma para garantizar la seguridad, la SNPCI – organización sin fines de lucro creada por la iniciativa de un grupo de profesionales que lideran empresas que tienen como punto en común la protección de la vida, quienes se unieron con el objetivo de promover una cultura de seguridad y prevención en el entorno laboral, social, empresarial y gubernamental- ha trabajado arduamente por  elevar los estándares de protección contra Incendios entre los distintos sectores, concientizar sobre el impacto social y económico que pueden causar este tipo de siniestros y promover un marco normativo que garantice un proceso de calidad en las actividades relacionadas a la protección contra incendios.

La SNPCI ha sido muy activa participando en comités técnicos revisorías de normas que regulan los sistemas de protección contra incendios, ofreciendo propuesta validadas por reconocidos expertos en la materia; sin embargo, como en gran parte de Latinoamérica, la inestabilidad política y los intereses particulares no han permitido aprobarla. Lo lamentable es que solo se han logrado pequeños avances ante la presencia de grandes incendios que han desencadenado en pérdidas de vidas; unos ejemplos, son los casos Mesa Redonda y la discoteca Utopía, incendios ocasionados por la negligencia en la manipulación del fuego y que acabaron con la vida de más de 400 y 29 personas respectivamente.

A pesar de ello, aún existe deficiencias que podrían ser subsanadas con la aprobación de la norma y, de esta manera, tendríamos una fuente de información que permita lograr una uniformidad en el modo de actuar de los trabajadores ante determinadas circunstancias o condiciones, permitiendo comportamientos y acciones adecuadas.

Teniendo en cuenta este último punto, debemos tener en cuenta que en el Perú no existe la especialidad de protección contra incendios, las universidades no han creado una escuela o curso especializado que permita que los profesionales que quieran dedicarse al rubro puedan adquirir los conocimientos necesarios para desempeñarse con criterio. En ese sentido, desde su formación la SNPCI ha desarrollado cursos especializados de manera gratuita para que tanto técnicos como inspectores puedan capacitarse.

En conclusión, los códigos y su constante mejora junto la formación profesional son claves para ejecutar mejores proyectos, logrando así construir una sociedad más segura.


Raúl Duarte Urruchi.

Director General de IDT Ingeniería empresa dedicada al desarrollo de proyectos integrales, desde el diseño, suministros, instalación y mantenimiento de sistemas de detección y extinción de incendios hasta la automatización (BMS) y seguridad electrónica.

Actualmente es presidente de la Junta Directiva de la Sociedad Nacional de Protección Contra Incendios – SNPCI.


4 comentarios en “Una Visión Peruana: Una adecuada normativa y una cultura de prevención logra una sociedad más segura.

  1. Leyes, normas, parámetros, reglas, normativa, directrices, guías, listas, etc. Estas son muy útiles y necesarias, pues nos dan el camino a seguir. Pero sin el personal capacitado y en constante evaluación, todo será (como lo es ahora), flexible, de libre interpretación, y hasta negociable. Lo de la galería de Gamarra, Lo de Villa el Salvador, Lo de Larco Mar, lo de las Malvinas, y tantos otros son el claro ejemplo que las normas y leyes son solo texto en un papel. Nos falta mucho, nos escudamos en tan poco y hasta justificamos algunas veces. Sin cultura de prevención, sin conciencia del valor de la vida, sin empatía, sin exigencias, sin claridad en las normas, sin firmeza en sanciones y sin personal preparado, todo será solo para la foto. Nuestra realidad nos enrostra las carencias, faltas, debilidades y fragilidad. Quienes vemos el tema de seguridad como la oportunidad de educar, sabemos que es un arduo trabajo que nos muestra la cruda realidad que falta tanto. Mientras que los constructores/logísticos te sigan respondiendo: «quiero algo que cumpla lo básico para que dure un año, con eso me basta», lamentablemente seguiremos con episodios trágicos, porque los escenarios siempre serán precarios, gracias a la falta de conciencia y al objetivo de lucrar sin que importe la vida. Mucho por hacer, mucho por corregir, mucho por aprender, mucho por enseñar, mucho por crear, mucho por reescribir, mucho porque luchar.

  2. es imprescindible la capacitación de los instaladores de redes de contra incendio esto con el fin de mantener uniformidad en el criterio de la instalaciones de las redes. para así poder evitar las malas instalaciones.

Responder a Christiam Cancelar la respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
Abrir chat
1
¿Necesitas Ayuda?
Hola, ¿Cómo podemos Ayudarte?