Integridad y Transparencia

PACTO POR LA TRANSPARENCIA E INTEGRIDAD DEL SECTOR DE LA PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS EN COLOMBIA.

El pasado 22 de noviembre se llevó a cabo la firma del Pacto por la Transparencia e Integridad del Sector de la Protección Contra Incendios en Colombia, la actividad contó con la participación del Secretario de Transparencia de Presidencia de la República, Doctor Andrés Rugeles Pineda, quien destacó el compromiso de las empresas integrantes del Gremio, de esta forma, nuestras organizaciones contribuyen al fortalecimiento de la cultura de la legalidad e integridad en el país.

Del mismo modo, el Secretario manifestó lo siguiente:

“La corrupción es un fenómeno que hoy en día tiene implicaciones a escala global, con impacto nacional y regional, que afecta la eficiencia del gobierno, disminuyendo la confianza de los ciudadanos en las instituciones con relación a su capacidad de poder solucionar los problemas públicos.

Es así como la corrupción frena el desarrollo económico, profundiza la desigualdad social y amenaza la democracia en si misma, en otras palabras, la corrupción está corroyendo lo fundamental, que es el contrato social entre ciudadanos y el estado. Tenemos un par de datos que presentan la proporción que tiene este problema, en primer lugar, en 2/3 de los paises del mundo la corrupción tiene una muy fuerte presencia. Segundo dato, a nivel regional, en América Latina la corrupción ocupa  un lugar muy importante dentro de las preocupaciones de los ciudadanos, en nuestro país, la corrupción es la preocupación número uno de los colombianos.

Entendemos la importancia del trabajo coordinado con las empresas porque la responsabilidad es de todos, especialmente en el sector de la protección contra incendios, que es muy importante y por ello, el día de hoy estamos junto a los empresarios firmando este pacto.

Reconociendo la importancia de ANRACI, como una asociación que propende por el mejoramiento y fortalecimiento de las condiciones de protección contra incendios contra incendios para los colombianos, Hemos decidido Firmar el Pacto por la transparencia e Integridad de las empresas afiliadas al gremio.

En las manos de ustedes señores empresarios, está dar ese aporte y grano de arena que nos permita seguir construyendo una Colombia sostenible en la que tengamos instituciones sólidas y profundicemos el rol del sector privado en nuestro país.”

Por su parte, el Director Ejecutivo de la Asociación, ingeniero Hugo Torres Bahanmón, realizó una visión que se tiene desde el gremio con relación a la Transparencia e integridad, a continuación se transcribe su intervención:

“La Protección Contra Incendios es una especialidad de la Ingeniería que a nivel mundial tiene más de 100 años de desarrollo, esto hace que se cuente con un amplio conocimiento en la materia que permite mitigar y controlar el Riesgo de Incendio presente en todas las construcciones y edificaciones desarrolladas por el ser humano.

En este sentido, es de destacar que internacionalmente existen una serie de normas técnicas que regulan la actividad, las cuales han sido desarrolladas a partir de dolorosos aprendizajes que han costado miles de vidas durante la ocurrencia de terribles incendios.

La tecnología de Protección Contra Incendios cada día cobra más valor e importancia, pues la tendencia universal en la construcción es aumentar la altura de las edificaciones y hacer obras cada vez más grandes para albergar a gran cantidad de personas, bajo este escenario, las medidas, controles y procesos aplicados para garantizar la seguridad de las personas deben ser cada vez más profesionales, estrictos y rigurosos. Definitivamente, la protección contra incendios es una especialidad de la ingeniería que salva vidas!

Desafortunadamente, a diario nos encontramos con Sistemas de Protección Contra Incendios que no cumplen las normas técnicas, desarrollados por profesionales y técnicos que no tienen las competencias necesarias para la ejecución de la actividad.

Vemos diseños que con total certeza no garantizan la seguridad humana, elaborados por personas que no han estudiado el tema. También hay muchas instalaciones realizadas con fundamentos empíricos equivocados, bajo el concepto erróneo de que unir tubos y poner cualquier rociador es un negocio que cualquiera puede adelantar. Gran problema que pone en riesgo la vida de los colombianos.

De igual forma, es común encontrar materiales y componentes fuera de especificación, los que, con un alto grado de posibilidad, no funcionarán apropiadamente en el momento de una emergencia.

Filosóficamente, los sistemas de protección contra incendios son muy parecidos a los airbags de los automóviles, están activos y funcionales todo el tiempo y solo se requiere de su operación en caso de emergencias, por ello, los materiales, componentes, diseños, montajes y mantenimiento deben obedecer a una norma técnica que garantice la operación eficaz de los sistemas en el momento en el que estos son necesarios.

Los actores del sector de la protección contra incendios tenemos una gran responsabilidad, y como en cualquier actividad del hombre, se presentan una serie de dilemas éticos tal como hemos venido describiendo.

¿Utilizamos personal competente?

¿Utilizamos materiales apropiados?

¿Importamos los productos bajo las condiciones tributarias y aduanaras correspondientes?

¿Construimos lo que cotizamos?

¿Hacemos cambio de características y especificaciones, sacrificando calidad, por mantener un margen?

¿Aplicamos todas las normas de seguridad y suministramos la dotación adecuada?

¿Ofrecemos beneficios a los responsables de las compras a cambio de contratos?

¿Nuestros productos y servicios garantizan seguridad para las personas?

El compromiso de las empresas que hacen parte de nuestro gremio, integrantes de ANRACI COLOMBIA, convencidas de que la ética y la transparencia son el camino correcto, el día de hoy suscriben voluntariamente el pacto de Transparencia e Integridad.

Puesto que la Protección Contra Incendios Salva Vidas, Protege la propiedad y el patrimonio de las personas y Asegura la continuidad de los negocios, es nuestro compromiso hacer las cosas bien!!!”

 

Galería de Imágenes del Pacto.

 

CÓDIGO DE ÉTICA DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE SISTEMAS ROCIADORES AUTOMÁTICOS CONTRA INCENDIO – ANRACI COLOMBIA.

La Asociación Nacional de Sistemas Rociadores Automáticos Contra Incendio – ANRACI Colombia es una corporación sin ánimo de lucro que tiene por objeto agremiar a las personas, naturales y jurídicas, involucradas en la industria de sistemas de rociadores contra incendios y otros sistemas que utilizan agua como agente extintor, con el fin de fomentar el correcto uso de los mismos y propender por el desarrollo tecnológico y comercial del sector en Colombia, del mismo modo, ANRACI promueve la cultura de la prevención de incendios en la comunidad en general, en beneficio de toda la sociedad colombiana.

De acuerdo con los Estatutos, son funciones de la Junta Directiva, expedir su propio reglamento, el de admisión de asociados, el de procesos disciplinarios y el de sanciones. Por lo anterior, la Junta Directiva promulga y adopta el Presente Código de Ética, que forma parte del sistema de reglamentos de la asociación, y se constituye como pilar en el estudio de procesos disciplinarios y de sanciones.

Los miembros de ANRACI Colombia reconocen que los objetivos de la asociación se orientan a la protección de la vida y la propiedad frente a pérdidas ocasionadas por los incendios, y que por lo tanto su trabajo tiene impactos directos e indirectos en la calidad de vida de las personas, en consecuencia, entienden que con mayor razón, los servicios prestados por los miembros ANRACI, requieren honestidad, imparcialidad, justicia y equidad.

En la práctica de su profesión, los miembros de ANRACI deben mantener y mejorar constantemente sus competencias y actuar dentro de un marco de comportamiento profesional que exige el cumplimiento de los más altos principios de conducta ética en relación equilibrada para los intereses del público, clientes, empleados, colegas y la comunidad en la protección contra incendios a los que sirven.

Se espera que los miembros de ANRACI actúen de conformidad con las disposiciones de este Código de Ética y las leyes aplicables, y que activamente animen a otros a hacer lo mismo. Los asociados deben recurrir a su buen juicio, para la aplicación de los principios que se enuncian a continuación.

  • Rectitud: Todas las actividades se realizaran de manera transparente y conforme con la justicia. No se dan ni se reciben sobornos o cualquier otro tipo de beneficios para conceder o lograr ventajas en los negocios o cualquier tipo de actividad. La corrupción es inadmisible en los procesos de contratación.
  • Honestidad: Ejercer su profesión, así como las actividades que de ella se deriven con decoro, honestidad, dignidad e integridad; actuar siempre con honorabilidad y lealtad frente a las personas a quienes preste sus servicios, en un marco de competencia leal con sus colegas, y de respeto hacia los intereses de aquellos a quienes afecte nuestra actividad.
  • Conflicto de interés: Se informará oportunamente a todos los interesados los conflictos de interés conocidos o potenciales, u otras circunstancias que puedan influir en el juicio o en la calidad del trabajo. Se evitará a toda costa ser juez y parte en el desarrollo de los proyectos.
  • Sentido social: Obrar siempre con la consideración de que el ejercicio de la profesión constituye, además de una actividad técnica y económica, una función social.  Se velará por el pago justo a los colaboradores o subcontratistas, garantizando el cumplimiento de la normatividad nacional vigente en materia de seguridad industrial.
  • Legalidad: Los negocios, las transacciones comerciales y demás actividades públicas y privadas se realizan dentro del marco de las normas, la legislación y la constitución colombianas, incluyendo el respeto por la propiedad intelectual en el ejercicio profesional. Los productos comercializados deben estar debidamente aprobados para el servicio contra incendio, comprados legalmente y con la debida documentación.
  • Calidad: Los productos, servicios y demás actividades en el campo de Sistemas de Protección Contra Incendio, se ofrecen y se entregan con un compromiso de calidad y son realizados con disciplina normativa. De igual forma, no se sacrifica la calidad en los productos en función del precio, ni se suministran o instalan equipos sobredimensionados o innecesarios para el cliente.
  • Competencia profesional: Los miembros ejercerán su trabajo y prestarán sus servicios de tal manera que se mantenga y mejore el honor, el prestigio y la integridad de su profesión. Aceptarán la responsabilidad por sus acciones, darán adecuado crédito a la contribución de los demás, y no aceptarán créditos por el trabajo de los demás. La Protección Contra Incendio requiere conocimientos especializados, por lo tanto la continua formulación es indispensable para fortalecer la competencia profesional de los equipos de trabajo.
  • Sana competencia: Los asociados participan en un mercado libre y abierto, sin interés de dañar a los competidores económica o reputacionalmente y promoviendo la sana competencia. Las actividades en el campo de Protección Contra Incendios tienen un valor económico, los servicios no se prestan de manera gratuita con el fin de obtener beneficios en la contratación.

En el siguiente enlace puede descargar el documento, Código de Ética Anraci