Código de ética – ANRACI

CÓDIGO DE ÉTICA DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE SISTEMAS ROCIADORES AUTOMÁTICOS CONTRA INCENDIO – ANRACI COLOMBIA.

La Asociación Nacional de Sistemas Rociadores Automáticos Contra Incendio – ANRACI Colombia es una corporación sin ánimo de lucro que tiene por objeto agremiar a las personas, naturales y jurídicas, involucradas en la industria de sistemas de rociadores contra incendios y otros sistemas que utilizan agua como agente extintor, con el fin de fomentar el correcto uso de los mismos y propender por el desarrollo tecnológico y comercial del sector en Colombia, del mismo modo, ANRACI promueve la cultura de la prevención de incendios en la comunidad en general, en beneficio de toda la sociedad colombiana.

De acuerdo con los Estatutos, son funciones de la Junta Directiva, expedir su propio reglamento, el de admisión de asociados, el de procesos disciplinarios y el de sanciones. Por lo anterior, la Junta Directiva promulga y adopta el Presente Código de Ética, que forma parte del sistema de reglamentos de la asociación, y se constituye como pilar en el estudio de procesos disciplinarios y de sanciones.

Los miembros de ANRACI Colombia reconocen que los objetivos de la asociación se orientan a la protección de la vida y la propiedad frente a pérdidas ocasionadas por los incendios, y que por lo tanto su trabajo tiene impactos directos e indirectos en la calidad de vida de las personas, en consecuencia, entienden que con mayor razón, los servicios prestados por los miembros ANRACI, requieren honestidad, imparcialidad, justicia y equidad.

En la práctica de su profesión, los miembros de ANRACI deben mantener y mejorar constantemente sus competencias y actuar dentro de un marco de comportamiento profesional que exige el cumplimiento de los más altos principios de conducta ética en relación equilibrada para los intereses del público, clientes, empleados, colegas y la comunidad en la protección contra incendios a los que sirven.

Se espera que los miembros de ANRACI actúen de conformidad con las disposiciones de este Código de Ética y las leyes aplicables, y que activamente animen a otros a hacer lo mismo. Los asociados deben recurrir a su buen juicio, para la aplicación de los principios que se enuncian a continuación.

  • Rectitud: Todas las actividades se realizaran de manera transparente y conforme con la justicia. No se dan ni se reciben sobornos o cualquier otro tipo de beneficios para conceder o lograr ventajas en los negocios o cualquier tipo de actividad. La corrupción es inadmisible en los procesos de contratación.
  • Honestidad: Ejercer su profesión, así como las actividades que de ella se deriven con decoro, honestidad, dignidad e integridad; actuar siempre con honorabilidad y lealtad frente a las personas a quienes preste sus servicios, en un marco de competencia leal con sus colegas, y de respeto hacia los intereses de aquellos a quienes afecte nuestra actividad.
  • Conflicto de interés: Se informará oportunamente a todos los interesados los conflictos de interés conocidos o potenciales, u otras circunstancias que puedan influir en el juicio o en la calidad del trabajo. Se evitará a toda costa ser juez y parte en el desarrollo de los proyectos.
  • Sentido social: Obrar siempre con la consideración de que el ejercicio de la profesión constituye, además de una actividad técnica y económica, una función social.  Se velará por el pago justo a los colaboradores o subcontratistas, garantizando el cumplimiento de la normatividad nacional vigente en materia de seguridad industrial.
  • Legalidad: Los negocios, las transacciones comerciales y demás actividades públicas y privadas se realizan dentro del marco de las normas, la legislación y la constitución colombianas, incluyendo el respeto por la propiedad intelectual en el ejercicio profesional. Los productos comercializados deben estar debidamente aprobados para el servicio contra incendio, comprados legalmente y con la debida documentación.
  • Calidad: Los productos, servicios y demás actividades en el campo de Sistemas de Protección Contra Incendio, se ofrecen y se entregan con un compromiso de calidad y son realizados con disciplina normativa. De igual forma, no se sacrifica la calidad en los productos en función del precio, ni se suministran o instalan equipos sobredimensionados o innecesarios para el cliente.
  • Competencia profesional: Los miembros ejercerán su trabajo y prestarán sus servicios de tal manera que se mantenga y mejore el honor, el prestigio y la integridad de su profesión. Aceptarán la responsabilidad por sus acciones, darán adecuado crédito a la contribución de los demás, y no aceptarán créditos por el trabajo de los demás. La Protección Contra Incendio requiere conocimientos especializados, por lo tanto la continua formulación es indispensable para fortalecer la competencia profesional de los equipos de trabajo.
  • Sana competencia: Los asociados participan en un mercado libre y abierto, sin interés de dañar a los competidores económica o reputacionalmente y promoviendo la sana competencia. Las actividades en el campo de Protección Contra Incendios tienen un valor económico, los servicios no se prestan de manera gratuita con el fin de obtener beneficios en la contratación.

En el siguiente enlace puede descargar el documento, Código de Ética Anraci