Convenio de Estocolmo

A raíz de la firma por parte de Colombia del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes – COP – ratificado mediante Ley 1196 de 2008 – el país viene adelantando desde el año 2003, acciones encaminadas al cumplimiento de los compromisos adquiridos bajo las directrices establecidas en el Plan Nacional de Implementación – PNI actualizado en el año 2017.

Como parte de las sustancias COP reguladas a nivel mundial por la Convención de Estocolmo, se encuentran entre otras: los bifenilos policlorados – PCB, las parafinas cloradas de cadena corta – PCCC (o SCCP), el ácido perfluorooctano sulfónico – PFOS, sus sales, el fluoruro de perfluorooctano sulfonilo, el ácido perfiuorooctanoico – PFOA, el hexabromociclododecano – HBCD y otros bromados, los cuales han sido utilizados a nivel mundial en diversos sectores industriales, sobre las cuales se desea tener mayor conocimiento en el país, para facilitar su abordaje y gestión integral.

En concordancia con lo anterior, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se encuentra adelantando actualmente, la formulación de un proyecto denominado «Fortalecimiento de la capacidad nacional para gestionar COP industriales en el marco de las directrices nacionales e internacionales sobre sustancias químicas y gestión de residuos peligrosos», el cual es financiado por el Fondo Multilateral para el Medio Ambiente Mundial (GEF) a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, y le permitirá a Colombia desarrollar diferentes actividades enfocadas a la eliminación y sustitución de las sustancias listadas en los anexos de la Convención de Estocolmo teniendo en cuenta la obligación de nuestro país para identificar y eliminar progresivamente estas sustancias.

Es muy importante mencionar que, el país restringirá el uso de sustancias como los PFOS y el PFOA que se usan en algunas aplicaciones para la extinción de incendios, especialmente en aeropuertos, refinerías, almacenamiento de combustibles y de sustancias comburentes.

De otra parte, Colombia deberá definir la estrategia para eliminar las existencias de los productos que contengan dichas sustancias y de los residuos que se generen durante el manejo.

Colombia firmó y ratificó la CONVENCIÓN DE ESTOCOLMO, que regula el tratamiento de las sustancias tóxicas. Fue firmado el 23 de mayo de 2001 en Estocolmo y entró en vigor el 17 de mayo de 2004. El Convenio fue aprobado en Colombia mediante la Ley 1196 de 2008 y se ratificó el 22 de octubre del mismo año, razón por la que el Convenio entró en vigor para el país a partir del 20 de enero de 2009.

Nuestro país está obligado a trabajar en la eliminación y restricción del uso de estos compuestos y a la identificación de las alternativas viables en los próximos 5 años, para lo cual tiene el apoyo de PNUD-GEF mediante recursos cofinanciados de la GEF.

A continuación, compartimos algunos documentos que hacen parte del Convenio de Estocolmo con el fin de que puedan ser consultados fácilmente por la comunidad de la protección contra incendios en Colombia.

Deja un comentario